Sudáfrica

Este viaje fue un reto personal, no me atrevía a hablar inglés delante de la gente, 6 años en la escuela de idiomas y ni una palabra¡¡¡ ya sabes la vergüenza típica de los españoles a equivocarnos públicamente….


Y tenía que superar esa barrera y que mejor manera que hacer mi mochila e irme a recorrer Sudáfrica sola, así no me quedaría más remedio que hablar.
Lo más duro no fue eso, fue el escuchar durante meses, ¿dónde vas tú sola?? Estás loca?? Te va a pasar algo…. Supongo que te suena todo esto verdad…. Pues os aseguro que ha sido una de las mejores experiencias de mi vida¡¡¡¡ Conocí gente increíble, me acogieron en una casa en el barrio de Bo-Kaap, un barrio con casas preciosas de mil colores. Ese fue mi punto de partida para recorrer todos los sitios que siempre había soñado, el Cabo de Buena Esperanza, Robbe Island, Cape Point, ver ballenas en Hermanus, ir a Gansbaai para bucear con el tiburón blanco (guauuuu), el pueblo de Karoo, y el imprescindible y majestuoso y recomendable Parque Krugger, donde hice mi primer safary… en ese lugar me enamoré de los elefantes¡¡¡¡¡

Y muchos sitios más que sería imposible mencionar en un par de líneas.