Senegal

Este país me sorprendió enormemente…. África enamora…. Llegar al caos más absoluto y dejarte transportar a miles de años atrás…. Senegal, el país de la eterna sonrisa… te sorprendería la amabilidad de la gente que habita este lugar, sus paisajes, sus atardeceres… un lugar al que volveremos muyyyy pronto.

En la isla de Fallot, nos recordaron la importancia de la palabra respeto, respeto hacia la libertad de pensar y creer en lo que te de la gana….

También recuerdo las noches en el campamento de Seleky, viendo las estrellas y sin poder parar de reir, o el viaje en barco durante horas… en la cubierta compartiendo historias con personas que tienen una realidad muy diferente a la nuestra.
En este país vivi sensaciones que no se pueden comprar con dinero….